jueves, 10 de junio de 2010

ASEO DE ANCIANOS O PERSONAS DE MOVILIDAD REDUCIDA I

RECOMENDACIONES PREVIAS GENERALES.
1-Siempre que os sea económicamente posible, reformar el baño para adaptarlo a las necesidades de las personas con problemas de movilidad. Os servirá para simplificar vuestro trabajo pero, además, para el futuro por si vosotros mismos tenéis algún percance como una rotura de pierna, etc... Es aconsejable tener mejor ducha que bañera, tener suelos antideslizantes, una banqueta de ducha, tener asideros dentro y fuera de la ducha, etc... Os haré un video con útiles que creo que os pueden ayudar y que a veces se prescinde de ellas por desconocimiento de su existencia

2- Siempre que os lo permitan las condiciones de la persona que cuidáis, como la distribución del cuarto de baño, realizar una ducha entera al menos una vez por semana, en lugar de hacerle una higiene en cama o una higiene parcial. La sensación del agua templada cayendo les proporciona beneficios en la circulación así como crea relajación.

3- Si la persona a asear no tiene movilidad (y, por tanto, no os puede ayudar sosteniéndose mientras las cambias de la silla de ruedas a la banqueta del baño), realizar el aseo en cama y no le hagáis un aseo en ducha mientras no contéis con la ayuda de otra persona o con la ayuda de una grúa ya que pondréis en riesgo su integridad física y la vuestra.

4- Si la situación de incapacidad de la persona que cuidáis es persistente en el tiempo o degenerativa, una opción buena a plantearse es la adquisición de una pequeña grúa y un arnés. Estas grúas permiten desplazar a personas inmovilizadas de un lugar a otro, o bien levantarlas sin riesgo, de forma fácil y segura. Por ejemplo, os sirve para desplazarlo desde la cama al cuarto de baño y sentarlo en la silla de la ducha, meterlo y sacarlo de una bañera, levantarlo del suelo si se ha caído y no contáis con la ayuda de otra persona para levantarlo, etc...Si, además la persona es obesa, será una herramienta casi imprescindible. Tener en cuenta que un cuerpo que no se sostiene por si mismo (lo que vulgarmente se llama “peso muerto”pesa el doble que el propio peso de la persona, es decir, si la persona pesa 50 kg en realidad la fuerza que debéis hacer para levantarlo es la misma que si levantarais 100 kg.). Por otro lado, y aunque se tomen las precauciones necesarias para movilizar personas (mover) a la larga vuestras articulaciones y espalda se verán dañadas. El inconveniente es el precio ya que va de los 500 euros hacia arriba.

5- Si el cuarto de aseo o la habitación donde debéis de realizar la tarea de asearlo, tiene suelo resbaladizo al mojarse, usar calzado antideslizante. Una opción buena y económica es la de adquirir zuecos de suela de goma (venta en ortopedias o tiendas especializadas). Los zuecos ayudan a que el pie se ventile, tenga un tacón adecuado (según los médicos lo ideal son unos 2 cm para que se reparta el peso de nuestro cuerpo entre la parte delantera y trasera) y evitan resbalar. Tened cuidado donde los adquirís ya que los que se compran en zapaterías o en los chinos, no suelen ser adecuados. Deben de ser de piel (evitar la piel de cerdo que da mucha alergia y es la que suele usar el calzado que viene de china), con orificios de ventilación y suela de goma. Comprar una talla mas que la de vuestro número ya que así podréis usar calcetines (que sean preferentemente de algodón e hilo ya que son los que permiten una mejor transpiración). Si tenéis el problema de que se os hinchan los pies al estar de pie, entonces ir a probaros el calzado cuando tengáis los pies hinchados ya que sino después no os entrarán.

6- Procurar llevar las uñas cortas para evitar arañar sin querer a la persona cuando le hagáis el aseo, así como procurar sin pintar (si las lleváis pintadas usar guantes), ya que el esmalte es un lugar donde las bacterias se encuentran a sus anchas. También procurar no llevar anillos o pulseras cuando realicéis el aseo ya que suelen tener muchas bacterias y, además, corréis el riesgo de herir con él a la persona a la que aseáis.



FUNCIONES DEL ASEO:
1-Proporcionar comodidad y relajación a la persona
2-Eliminar el sudor acumulado, las secreciones, etc... y así mantener la integridad de la piel para que esté sana
3-Ayuda a mejorar la autoestima de la persona al proporcionar una mejor imagen
4-Con los movimientos que se realizan, sobre todo en el caso de aseo encamado, se ayuda a expulsar secreciones acumuladas en vías respiratorias.

PREPARACIÓN PREVIA.
Antes de comenzar el aseo hay que preparar todo el material que precisemos, prepararnos nosotros y el ambiente.

1-Preparación del material y el ambiente. El lugar donde se realice el aseo ha de estar templado (podemos poner una pequeña estufa unos minutos antes y cerrar la puerta para que caldee el lugar). No deben existir corrientes de aire. Debemos de usar útiles de aseo exclusivos para él (tener en cuenta que bacterias que a una persona joven no le afectan, si lo hacen a los ancianos o a las personas con un sistema inmunitario mas débil). Si presenta algún tipo de infección, entonces es aconsejable que fuera de material desechable todo lo que entre en contacto con la zona contaminada, o bien, proceder después a desinfectarlo con alcohol o hirviéndolo (Después veremos la lista de material mínimo imprescindible).
A veces las personas se niegan a ir al baño porque tienen frío, o no tienen la costumbre de asearse mucho, por eso es importante que la experiencia del aseo sea algo relajante y agradable. El tener caldeada la zona de aseo y de vestirle, así como aprovecharse de los beneficios de la aromaterapia e incluso la música es algo que puede ayudar a que la hora del aseo se convierta en algo bueno para ellos. Oler cosas conocidas ayuda a que se relajen. Se puede recurrir a olores conocidos como los productos de bebés con su olor característico, o la lavanda. Aunque una persona tenga demencia senil y no conozca lo que le rodea, si responde a estímulos musicales (de canciones de su época) y olorosos.
2-Preparar a la persona a asear. Se le debe de informar sobre lo que vamos a hacer a continuación para que no le coja desprevenido, solicitando su cooperación en la tarea, dentro de sus posibilidades.
3-Debemos de prepararnos nosotros. Si prevemos que nos vamos a mojar en el proceso, podemos usar una bata impermeable, o bien tener preparada ropa para cambiarnos nosotros cuando terminemos con él. Es aconsejable usar guantes de latex o silicona pero, cuando exista infecciones o úlceras o sea un aseo en cama, su uso es obligatorio para no contaminarlos a ellos con bacterias ni contaminarnos nosotros
4-Mientras se realiza el aseo observar cualquier zona que presente coloración rojiza que, al realizar una pequeña presión con el dedo, no cambie de color (posible comienzo de una úlcera por presión), cualquier herida, rozadura, etc...
5-Tener especial cuidado en el secado de la piel, secando bien entre los pliegues y dedos, genitales, etc... El exceso de humedad favorece, unida a la temperatura de la piel, crea el caldo de cultivo ideal para bacterias y hongos, de ahí también la importancia de un aseo mínimo diario en zonas donde se acumula humedad por el sudor o secreciones.

ASEO DE PERSONAS ENCAMADAS.
Cuando no es posible realizar el aseo en el cuarto de baño debido a los problemas de movilidad de la persona que cuidamos, procederemos a realizar dicho aseo en la cama. Es aconsejable que en estos casos y en los de incontinencia, se compren fundas impermeables de colchón o sábanas bajeras impermeables, ya que si se cuela humedad en el mismo, se terminará por estropear.
Podemos distinguir varios tipos de aseos para encamados:

1-Baño higiénico. Se realiza para limpiar las secreciones o suciedad del cuerpo. Dentro de este podemos distinguir:
a. Baño completo en cama
b. Baño simplificado en cama
c. Baño parcial en cama
2-Baño Terapéutico. Se hace como método de terapia. Por ejemplo para mejorar la circulación o la relajación.



MATERIAL NECESARIO.
-Jabón suave de ph neutro (los que se usan para bebés son una buena alternativa). Si tiene alguna herida, lavar esa herida o úlcera con un jabón ácido.

-Esponja/s suaves. Lo ideal cuando se trata de aseo en cama es tener al menos 2 esponjas, una para la zona genital y anal u otra para el resto de zonas, para evitar contaminaciones de las bacterias de una zona a otras. Después de cada uso conviene desinfectarlas para lo que podemos hervirlas unos minutos, o meterlas en una solución de agua con unas gotas de lejía (aclarándolas abundantemente con agua después para que al volver a usarlas no entren dichos productos en contactos con la persona que aseamos) o en la lavadora con el resto de la ropa y con lejía. Lo ideal seria 3 esponjas y que fueran desechables. En el caso de existir zonas con úlceras, lavarlas con gasas o una esponja exclusiva para esa zona.

-Crema para rozaduras (crema de bebés)

-Crema hidratante o aceite para bebés. Como explique cuando hablé de la piel, las personas, sobre todo si son ancianas, tienden a tener la piel seca por lo que es importante hidratarla para hacer que permanezca sana.

-Colonia sin alcohol (de bebés). El alcohol reseca la piel por eso no conviene usar productos que lo contengan cuando se trate de personas de piel seca o ancianos.

-Palanganas. Al menos hay que tener tres palanganas medianas. Una para las zonas genito-anales, otra para el cabello, y otra para el resto del cuerpo. Preferentemente que sean de distintos colores para distinguirlas a simple vista (se puede poner en la base, por la parte de fuera, de que es cada una con un rotulador para CD´s que escriben en plástico. Si es posible, tener una cuarta palangana para tener agua templada limpia para hacer el aclarado después de enjabonar, si no es posible, lo que haremos es usar la del cabello ya que esta se lavará de último.

-Toallas. Una pequeña de lavabo para la zona genito-anal, otra mediana (de manos) para el pelo, otra grande para secar el resto del cuerpo. Si la persona tiene una úlcera o herida, aconsejo secar dicha zona con gasas no con toalla..

-Guantes de latex o silicona.

-Empapadores para evitar mojar el colchón

-Para el cabello: Champú, peine y secador.

-Para la zona genito-anal: antiséptico de mucosas (betadine azúl), gasas estériles y empapador

-Para la higiene bucal: cepillo dientes, dentífrico, vaso, antiséptico bucal, gasas estériles, depresores (son esos palos planos de madera que usan los médicos para poner en la lengua y poder ver así las amigdalas), pinzas o algo similar que tenga la punta roma y sin filo. No es aconsejable usar el dedo, que seria una opción, si la persona tiene alzheimer , demencia senil o similar porque puede cerrar sin querer la boca y mordernos

-Para la higiene ocular: gasas estériles y suero fisiológico.

-Ropa limpia para la persona

-Ropa limpia para la cama

-Es aconsejable tener una mesa auxiliar con ruedas donde poder tener todo a mano, ya que hará que vayamos mas rápido, no se nos olvide nada, y facilite la tarea del aseo.


1.a BAÑO HIGIÉNICO. BAÑO COMPLETO EN CAMA

A tener en cuenta:
- El agua ha de estar templada, lo cual aumenta la circulación sanguínea debido a la dilatación, así como relaja los músculos, pero hay que tener cuidado de que no sea excesivamente caliente puesto que puede producir quemaduras o un síncope (ya que provoca que se desvíe sangre de los centros vitales del cerebro)
- El jabón ha de ser ph neutro para no cambiar el ph de la piel. Cuidado con los ojos y no dejar mucho tiempo sobre la piel ya que puede provocar irritaciones. Aclarar siempre después de enjabonar. Para ello tendremos preparada agua templada (ya sea en otra palangana o en otro recipiente) para evitar que la persona tenga que esperar a vaciar la palangana con jabón y llenar otra para poder aclararlo porque puede enfriarse y sentirse incómodo por el frío mientras espera.
- Frotaremos con una esponja suave para estimular los músculos y la circulación, pero con cuidado de no realizar abrasiones.
- El secado ha de ser cuidadoso para evitar úlceras, hongos e infecciones por bacterias.
- Debemos de tener claro el orden que emplearemos para hacer las cosas de forma correcta pero rápida ya que no podemos tener desnuda ni mojada a la persona por mucho tiempo.

Vamos a distinguir dos fases, la primera es el procedimiento de aseo del cuerpo en general y la segunda es la específica de algunas partes que haremos cuando la persona ya esté con el cuerpo limpio y vestida, para evitar tenerlo desnudo mas de lo imprescindible. Ese aseo concreto es: cabello, ojos, boca y afeitado.



Procedimiento de aseo general:

1-Con todo el material y ambiente preparado iniciamos el aseo desnudando al encamado, para lo que retiramos hacia atrás la sábana que lo cubre y le quitamos la ropa (ver mas abajo como desvestir según pueda o no moverse) y colocamos dos empapadores debajo de él, uno para la zona de los glúteos y otro para la parte superior, para lo que aprovechamos que tenemos que girarlo lateralmente cuando lo desnudamos para colocarlos. Si no se tiene empapadores, entonces se puede recurrir a cortar un saco (de los grandes) de basura por la mitad y encima una toalla y eso serviría como empapador) y lo volvemos a cubrir con la sábana, ya que iremos descubriendo el cuerpo solo de la zona que estemos aseando, para evitar que coja frío y enferme.

2- Lavamos las distintas zonas, secándolas inmediatamente terminemos cada una, teniendo cuidado de que quede bien secas, y masajeándolas con un poco de crema hidratante (sobre todo las zonas propensas a las úlceras: talones, omóplatos, cóccix, glúteos, etc...). El orden de aseo va desde las zonas menos contaminadas a las mas contaminadas para que, tanto el agua como la esponja, vayan de lo mas limpio a lo mas sucio.

a-Cara. Con la persona en posición supina (es decir, mirando hacia arriba) y algo incorporada (si la cama es articulada) lavamos la cara ayudándonos de una esponja suave o de nuestra propia mano. Previamente le advertiremos de lo que vamos a hacer y le pediremos que cierre ojos y boca. Yo aconsejo que se haga sin jabón. Secaremos con la toalla a toquecitos, sin frotar mucho ya que la piel de la cara es delicada. Hidrataremos.

b- Miembros superiores. Sacaremos de debajo de la sábana los brazos y, ayudándonos de una esponja con enjabonada, comenzaremos por el brazo (del hombro al codo), después antebrazo (del codo a la muñeca), axila y por último las manos. Aclaramos el jabón con agua templada limpia y secaremos bien los brazos, frotando para activar la circulación, haciendo hincapié entre los dedos. Realizaremos un masaje con la crema hidratante.

c- Tronco. Descubrimos la parte del tronco y con la esponja anterior enjabonada, lavaremos el tórax, la región submamaria (es decir el pecho) y por último el abdomen. Aclaramos y secamos bien (secar entre los pliegues que tenga la piel) y echamos la crema hidratante. Si vemos que debajo de las mamas está rojo, echarle una crema para rozaduras de bebés. Una vez limpia, la cubrimos con la toalla grande (siempre que no esté muy mojada) para que no coja frío.

d- Miembros inferiores. Descubrimos las piernas. Flexionamos ligeramente la rodilla para poder lavar la pierna por delante y detrás. Empezamos desde los muslos superiores hasta el tobillo. Aclaramos y secamos bien, sobre todo debajo de la rodilla. Masajeamos con crema. Ahora, metemos los pies en la palangana, los frotamos, los quitamos de la palangana, los secamos bien, sobre todo entre los dedos y le echamos una crema específica de pies. Si hay que cortar las uñas, podemos hacerlo ahora. Usaremos un cortaúñas pero, si la persona es diabética, no le cortaremos las uñas, se las limaremos mas tarde.

e- Zona del Perineo. Esta comprende el periné (zona que está entre el ano y los genitales), así como la zona genital propiamente dicha. Es importante no tocar la zona anal ya que quedará para el final por ser la mas contaminada. Siempre que pueda, debe realizarlo el propio encamado, y ha de hacerse de forma diaria. Si la persona usa pañales y ha hecho deposiciones, entonces abrimos el pañal y metemos la parte que está entre las piernas hacia el ano. Ponemos un empapador pegado a la zona del periné y genitales y, cogiendo agua con la esponja o un vaso, echamos abundante agua sobre esa zona, para que limpie de posibles excrementos los genitales. Después con la esponja específica para limpiar los genitales, procedemos a limpiar según se especifica abajo. Si no ha defecado (es decir si no ha hecho caca) procedemos a abrir los cierres del pañal, en su caso, y dejar al descubierto la zona genital. Usaremos una esponja y palangana específica para esta zona, tal y como indique en el listado de materiales. Aseamos primero la zona del perineo primero y después los genitales, según las siguientes indicaciones:
* Si la persona es hombre: Se limpiará primero el periné, después el pene y por últimos los testículos. Se retirará hacia atrás el prepucio y se limpiará el glande con una gasa. Aclararemos con agua y, si está sondado o con incontinencia, regaremos con un antiséptico adecuado y secaremos con la toalla de lavabo.
* Si la persona es mujer: Flexionaremos las piernas y se las separaremos. Ayudándonos de una gasa o esponja suave mojada en agua con un poco de jabón lavaremos el periné, los labios mayores, menores y el meato urinario, siempre en el sentido de atrás (desde el periné) hacia delante y con técnica de arrastre. Aclararemos con agua y irrigamos con un poco de antiséptico para mucosas, cuando exista infección o se tenga problemas de incontinencia o esté sondada, ya que es muy habitual que se produzcan infecciones.
Si la persona tiene rozaduras por el uso de pañales, le echaremos una crema para bebés o una crema de aloe vera al 80% o 90% (de venta en herboristerías) ya que la aloe-vera es un regenerador de la piel.



f- Espalda y glúteos. Vamos a girar a la persona, poniéndola en decúbito lateral (es decir lo vamos a poner de lado). Taparemos la parte frontal con una toalla limpia o sábana para que no se enfríe. Si la cama donde se encuentra tiene barandilla, o hay otra persona que pueda ayudarnos, lo giraremos hacia el lado contrario a donde estamos nosotros para que se coja a la barandilla o para que le ayude la otra persona a mantener la posición lateral, de esa manera podemos usar las dos manos, y ver mejor la zona a asear. Si no existe barandilla, existe pero es incapaz de cogerse a ella, o no tenemos a alguien que pueda ayudarnos, entonces lo giraremos hacía nosotros y, mientras con una mano le ayudamos a mantenerse en la posición lateral, con la otra realizaremos el aseo. Si la cama es articulada, antes de girarlo hacia nosotros, la bajaremos un poco de manera que quede a la altura de nuestras caderas para que podamos inclinarnos y ver mejor la zona de la espalda. Así mismo, tendremos todo a mano ya que tendremos que trabajar con una sola mano (tener una mesilla o mesa auxiliar donde poder poner todo el material ayudará mucho).
Con una esponja enjabonada (la misma que usamos para el tórax), procedemos a lavar el cuello, después y los glúteos, aclaramos y secamos bien. Hidratamos.

g- Zona Anal. Terminamos el aseo con el ano que es la zona mas contaminada. Usamos la misma palangana y esponja que cuando lavamos los genitales. Si usa pañales ya se lo tendremos sacado, según punto e.Si ha defecado, limpiaremos el ano y alrededores con papel de baño o cocina, con movimiento de arrastre que va desde el periné hacia le espalda (ya que hemos aseado tanto genitales como periné y debemos evitar que se contaminen de nuevo), introduciendo el papel sucio en la bolsa de basura. Después comenzaremos a lavarlo con agua y jabón, de la misma forma que vimos antes. Aclaramos y secamos. Si hay rozadura echamos crema de bebés y sino crema hidratante.

En cuanto acabemos, aprovechamos que se encuentra en posición lateral para retirar los empapadores que usamos para el aseo, para lo que los enrollamos desde fuera hacia la persona a la que estamos aseando, y los metemos lo mas que podamos por debajo de su cuerpo, ahora giramos a la perna y la ponemos en posición decúbito supino (mirando hacia arriba). Vamos por el otro lado, la volvemos a girar hacia nosotros y queda ya libre el empapador para poder sacarlo (como estarán mojados o sucios, evitamos que se moje o manche la persona a la que aseamos). A la vez que lo giramos lateralmente para sacarle el empapador, le ponemos el pañal si lo precisa. Lo vestimos (veremos como) y procederíamos a realizar el aseo de zonas específicas.
También se suele aprovechar para cambiar las sábanas cuando se realiza el aseo, aprovechando que hay que mover al paciente pero lo veremos mas tarde.

La siguiente entrega será sobre zonas específicas, boca, cabello, pies, ojos y el afeitado.

Gracias por seguirme
Luisa